top of page

Psiquiatría nutricional o cómo puede ayudar la alimentación en tu salud mental

Te explicamos en qué consiste esta nueva rama científica y cuáles son los complementos alimenticios que ayudan a combatir enfermedades como el estrés o la depresión

 


 

Para tod@s resulta EVIDENTE la estrecha relación que existe entre nuestros hábitos nutricionales (lo que comemos o tomamos) y nuestra salud física y mental. No solo hay estudios que confirman que la dieta es más determinante que el ejercicio a la hora de cuidar nuestro peso corporal, o que ciertos alimentos y/o bebidas pueden aumentar el riesgo de sufrir enfermedades de todo tipo (Presión alta, Diabetes, Cáncer, Colesterol alto, etc.), sin embargo, recientemente se ha establecido que al igual que sucede con la salud física, la calidad de nuestra dieta impacta enormemente sobre las funciones de nuestra mente y juega un papel clave en nuestro estado de ánimo.


Con esta teoría, varios investigadores demostraron hace unos años que incluir ciertos alimentos, bebidas y/o suplementos nutricionales ayudan en el tratamiento o prevención de ciertos trastornos emocionales y mentales graves como lo son la depresión, la esquizofrenia o la ansiedad, entre muchos otros trastornos psiquiátricos menos prevalentes. A través de la última década el resultado de dichos estudios fueron respaldando el "nacimiento" de una nueva rama de las neurociencias ... "La Psiquiatría Nutricional".


 

Y... ¿En qué consiste la Psiquiatría Nutricional?


Tanto l@s investigadores enfocados en nutrición clínica como médic@s especialistas en psiquiatría reconocen que la falta (insuficiencia o deficiencia) de nutrientes esenciales producen síntomas que se ven reflejados en la salud emocional y que en aquellas personas que ya padecen algún síndrome o diagnóstico psiquiátrico, las deficiencias nutricionales obscurecen y empeoran su cuadro clínico. Y es que, existen numerosos estudios que demuestran que la inflamación del cerebro, que provoca la muerte de las células, es la principal causa de las enfermedades mentales. Lo más sorprendente de todo esto es que se ha establecido una estrecha correlación entre la inflamación célular del cerebro (que produce alteraciones mentales/emocionales) y la inflamación del intestino, el cual para much@s es "El segundo cerebro", se encuentra a su vez correlacionada con déficit en la absorción de nutrientes y una alteración en el "filtro" intestinal (leaky gut).


Para beneficio de la salud mental/emocional, la psiquiatría nutricional propone introducir suplementos alimenticios, patrones dietéticos y alimentos/bebidas como parte del tratamiento estándar e inclusive se habla de una factible "sustitución" del tratamiento convencional con fármacos en muchos de los casos en los que se diagnostica un trastorno mental secundario a deficiencias nutricionales.



 

¿Que alimentos o suplementos influyen en la salud mental/emocional?


La investigación en torno a la nutrición psiquiátrica ha determinado que algunos complementos alimenticios pueden ayudar a mejorar el estado de ánimo, aliviar la ansiedad y depresión e incluso en personas sanas, pueden mejorar el rendimiento mental disminuyendo el riesgo de padecer síntomas en el futuro.


  1. Probióticos

    1. Ya se ha demostrado que los probióticos, que puedes encontrar en los yogures, pueden ayudar como tratamiento contra la obesidad, la diabetes, las enfermedades inflamatorias, las autoinmunes y en algunas neurodegenerativas como el párkinson. Pero es que, además, nuevos estudios hacen referencia a la influencia de estas bacterias en las emociones de las personas, en concreto, en una reducción significativa de la depresión y la ansiedad.

  2. Magnesio

    1. Es uno de los nutrientes esenciales más importantes de nuestro organismo y sin embargo el que más escasea. El magnesio está relacionado con la producción de energía y la formación de proteínas a nivel celular. Sus beneficios contra el estrés y la ansiedad son tales que muchos científicos lo catalogan, junto a la valeriana, como el 'valium de la naturaleza'. Además de en suplementos, puedes encontrar este mineral en verduras de hoja verde, cereales integrales o frutos secos como las nueces o las almendras.

  3. Zinc

    1. Se encarga de la producción de más de 300 enzimas responsables de reacciones químicas en el cuerpo. Es fundamental para el desarrollo neurológico y el correcto funcionamiento del sistema inmunológico. Algunos de los alimentos que nos aportan zinc son mariscos (ostras, almejas), cerales integrales, garbanzos, chocolate negro o semillas de calabaza.

  4. Ácidos grasos omega-3

    1. Además de ser un aliado imprescindible para la salud cardiovascular, algunos estudios afirman que un alto nivel de ácidos grasos Omega-3 en sangre está relacionado con la mejora de las capacidades mentales. Es decir, asocian el consumo de este nutriente con una mayor protección de las funciones cerebrales. Las principales fuentes de Omega-3 en la alimentación son las nueces, el pescado azul o el marisco.

  5. Vitamina B12

    1. Esta vitamina perteneciente al grupo B es esencial para el funcionamiento del cerebro, del sistema nervioso y la síntesis de cierto tipo de proteínas. La vitamina B12 aumenta la producción de serotonina (también conocido como el "neurotransmisor de la felicidad"). Por eso su déficit esrá relacionado con la falta de concentración, cambios en el estado de ánimo, ansiedad e incluso depresión. Este nutriente está presente en varios tipos de pescados y mariscos como las ostras, almejas, pulpo, salmón o atún, y también en cereales de grano entero, queso y huevos.

  6. Vitamina B9 (ácido fólico)

    1. También perteneciente al complejo B, el ácido fólico es un micronutriente que esta ampliamente relacionado con la función de las células del sistema nervioso (tanto el cerebro como los nervios) e incluso es el suplemento por excelencia durante el periodo de embarazo, ya que disminuye el riesgo de defectos del desarrollo en las estructuras cerebrales de los bebés. Su deficiencia en las personas genera síntomas de ansiedad, insomnio, demencias e incluso trastornos psicóticos.

  7. Vitamina D

    1. La vitamina D está implicada en más de 300 procesos metabólicos de nuestro cuerpo y es ampliamente reconocida como factor de riesgo para enfermedades físicas como el cáncer, la infertilidad, trastornos inmunológicos y metabólicos. Debido a su relevancia desde hace más de 3 décadas, la deficiencia de este microelemento se conoce como causa de síntomas ansiosos, depresivos estacionales, provocando alteraciones mentales y emocionales diversas en el género femenino.


Sin duda este nuevo campo de la salud mental parece prometedor y en los últimos años cada vez más especialistas sanitarios se ven atraídos a conocer más sobre el uso y la prescripción de suplementos y se hace cada vez más notoria la necesidad de mejorar los hábitos nutricionales de los pacientes y de las personas sanas.


Si deseas más información sobre suplementos y recomendaciones alimentarias para mejorar tu rendimiento mental, ¡Ponte en contacto con nosotros a través del chat!



Nos vemos pronto!





24 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page